El nacimiento del cartel político y su relacion con las banguardias.

Desde principios del siglo aparecen dos concepciones del mundo, una conservadora y otra renovadora o crítica. Estas se ven claramente representadas en los dos  grandes conflictos que convalecieron Europa: la Primera Guerra Mundial y la Revolución Rusa. Por su puesto, también quedan reflejadas en los carteles que surgieron alrededor de estos acontecimientos.

A partir de estos acontecimientos, nacerá lo que hoy conocemos como cartel político o de propaganda. Nunca antes había existido la necesidad de movilizar-manipular a las masas, ya que la política y sus manifestaciones, fueran pacíficas o violentas, se habían desarrollado en la mayoría de las ocasiones, en el ámbito de una pequeña elite cultural y económica.

La publicidad se llena de grises o de color según sea para desprestigiar al enemigo o para ensalzar las virtudes de la guerra. Se intenta que el cartel, lo visual, no sea percibido como una apariencia de la realidad, sino como la realidad misma.

las ideas se presentaban siempre de un modo predominantemente visual y claramente comprensible.

Los carteles de la Primera Guerra Mundial se rodean de un halo de romanticismo que intenta ocultar o enmascarar el mundo de las trincheras y la muerte, para así mantener el orden establecido.

En el bando aliado, nos encontramos con un modernismo agotado y los cartelistas profesionales retirados, por lo que se hacen cargo de la propaganda nuevas personas que se dedican al género por primera vez. Aun así se obtiene en algunos casos magníficas soluciones.

Hay que persuadir a la población de la necesidad de una guerra de tal calibre  y los carteles ayudan en cuatro frentes diferentes:

  • El alistamiento:

en países como Inglaterra no existe el reclutamiento forzoso. En este tipo de carteles el colorido contrarresta psicológicamente el sombrío aspecto de la catástrofe.  Por eso se presenta el mundo romántico, casi tierno, de la guerra, muy alejado de la crudeza de las trincheras.

Los franceses añaden a los valores tradicionales del honor y el romanticismo, una exaltación mas directa y agitada.  Este tipo de cartel ejerce una influencia directa en la población como valor ejemplar, como modelo de comprensión y actuación humana sombre la realidad.

  • Justificación de la guerra:

se presenta invariablemente la guerra como una cruzada en la que el enemigo queda enmarcado como el gris señor de las tinieblas. Como alternativa al cartel heroico algunos autores intentaron alejarse del naturalismo imperante, acercándose al realismo.

  • Demostrar poder sobre el enemigo:

se dan a conocer los adelantos técnicos, el poder de la maquina. Este tema será mucho mas utilizado propagandísticamente en la Segunda Guerra Mundial, en corrientes artísticas cono el Futurismo que hacen de la maquina uno de sus temas centrales.
en Alemania, los ilustradores que se dedicaban a la publicidad comercial ponen ahora su ingenio al servicio de la guerra.

  • Pacificación: el uso del blanco y negro, la muerte personalizada, un estilo que no representa sino reconstruye, expresa la realidad. La publicidad pacifista, o de simple oposición a la burguesía dominante se adhiere al espíritu del arte moderno.

En la Revolución Rusa los carteles tenían al mismo tiempo una función transformadora y estético-ambiental. Se trata de artistas que querían transformar el mundo. No buscaban la estabilidad, sino el cambio.
Hubo dos revoluciones, una política y otra artística. Se produce una verdadera revolución en el mundo del cartel. Las vanguardias están al frente de las transformaciones sociales.
Predominan las composiciones activas, dinámica, en diagonal y con fuertes acentos gráficos.
La propaganda política cubrió un amplio frente y fue el medio para educar a los obreros y campesinos en los rudimentos del conocimiento político.El arte ocupan un lugar central en la agitación cultural, política y social.
Esa agitación tenía su proyección propia en la cartelística, la gráfica y en el diseño, en la caricatura y el grabado, géneros y procedimientos destinados a las masas, a una intervención directa en la vida cotidiana.
Utilizaban imágenes claramente populares, que eran muchas veces un código propio de cartelón de feria más que de arte elaborado. La mayoría de los casos eran anónimos y de muy diferentes tendencias en cuando a diseño gráfico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: